El borde de sí mismo. Segunda edición.

El borde de sí mismo es un ciclo inaugurado en 2015, en el que las artes visuales, desde el borde de sí mismas, leen al teatro y, simultáneamente, el teatro, desde el borde de sí mismo, lee a las artes visuales. Desde los propios límites de cada disciplina se percibe el territorio ajeno para ensayar, experimentar y ponerlo a prueba. Con artistas invitados, entre ellos directores de teatro, actores, artistas visuales, performers, coreógrafos y músicos, este ciclo busca explorar territorios artísticos aparentemente distantes entre sí, espacios vírgenes y zonas inexploradas, vistos desde la propia experiencia.

En su segunda edición, el curador del ciclo, Alejandro Tantanian, invitó a la coreógrafa Diana Szeinblum, al cineasta Santiago Loza, a la actriz y directora Analía Couceyro y al dramaturgo y director Mariano Tenconi Blanco, a dialogar con el patrimonio del Moderno. En esta ocasión, la consigna fue trabajar a partir de una o más obras de Patrimonio y construir una obra nueva que glosara, devorara, ignorara o construyera una nueva mirada sobre la obra elegida. De esta manera, el patrimonio se vuelve activo, provocador, constructor de nuevas obras y sentidos.

Las obras que formaron parte del ciclo fueron:
Walsh artista contemporáneo, de Mariano Tenconi Blanco
Mi contundente situación, de Diana Szeinblum
Empiecen sin mí, de Santiago Loza
Voraz, de Analía Couceyro