Danza actual

En la década de los sesenta, la danza moderna atravesó una fase experimental. El cruce con las artes visuales, la cultura popular y los géneros teatrales más masivos, la música pop y el rock, las nuevas tecnologías y la moda ubicó a esta disciplina en el horizonte de las vanguardias de la época. La fuerza y la vitalidad que siempre caracterizaron a la danza moderna dieron lugar a trayectorias comprometidas con la vida contemporánea. Mujeres desafiantes, que rompieron con las convenciones sociales de su época, hicieron de la danza una experiencia que trascendió los estilos y promovió la innovación en torno al cuerpo, el movimiento y el espacio. Esta investigación inédita, impulsada por el Museo Moderno, indaga en la expansión de los límites de la danza moderna en la Argentina a través de la experimentación interdisciplinar y escénica, y, a la vez, en la emancipación de los cuerpos que aconteció de manera progresiva en el transcurso de la década.

La exposición pone en valor el legado de las pioneras de la danza moderna y se adentra en los recorridos más disruptivos. La actividad desarrollada en el Centro de Experimentación Audiovisual (CEA) del Instituto Torcuato Di Tella y otros espacios en Buenos Aires, como el Teatro de la Alianza Francesa y la Asociación Amigos de la Danza, ocupa un lugar protagónico en esta exposición. En ella se registran las obras, los grupos y las líneas de trabajo que contribuyeron a la construcción de un lenguaje contemporáneo que puso en diálogo la tradición con la ruptura, como es el caso de la creación del Ballet del Teatro San Martín, en 1968, que marcó un punto de inflexión en la institucionalidad de la danza moderna. 

Dentro de la exposición, se destacan hitos como el grupo Danza Actual, integrado por Ana Kamien, Marilú Marini y Graciela Martínez, y el Laboratorio de Danza, dirigido por Susana Zimmermann, y, además, las consagradas figuras de Iris Scaccheri y Oscar Araiz, quienes desde los años sesenta habilitaron la llegada de la danza moderna a grandes audiencias.

La exposición toma el nombre de Danza actual como clave para pensar la importancia de la danza moderna en la Argentina. Su itinerario innovador, que dio paso tanto a la danza contemporánea como a las prácticas performáticas, permite que las experiencias que tuvieron lugar en el pasado sean vistas con una profunda actualidad, capaz de ampliar el horizonte de experimentación y creación del presente.

Danza: Ana Itelman, Ana Kamien, Ana María Stekelman, Cecilia Ingenieros, Dore Hoyer, Esther Ferrando, Graciela Martínez, Iris Scaccheri, José C. Campietelli, Laura Mouta, Lía Jelín, María Fux, Marilú Marini, Marucha Bo, Mercedes Robirosa, Miriam Winslow, Oscar Araiz, Otto Werberg, Patricia Stokoe, Renata Kestelboim, Renate Schottelius, Rodolfo Danton, Stella Maris, Susana Tambutti, Susana Zimmermann
Diseño gráfico: Carlos Soler, Edgardo Giménez, Humberto Rivas, Juan Andralis, Juan Carlos Distéfano, Norberto Coppola, Roberto Alvarado, Rubén Fontana
Fotografía: Annemarie Heinrich, Alicia Sanguinetti, Eduardo Newark, Leone Sonnino, Susana Thénon
Video: Ignacio Masllorens, Julia Parodi, Silvina Szperling
Música: Martín Román, Miguel Ángel Rondano
Vestuario y objetos: Alfredo Arias, María Julia Bertotto, Delia Cancela, Oscar Palacio

Curaduría: Francisco Lemus
Asistencia curatorial: Violeta González Santos
Diseño museográfico: Daniela Thomas, Felipe Tassara e Iván Rösler
Diseño gráfico: Job Salorio
Producción: Patricia Pedraza

Programas Públicos: La línea imprecisa

En junio de 1970, el Instituto Di Tella cerró sus puertas con la última función de María Lucía Marini es Marilú Marini, su segundo solo show en el lugar en el que había debutado con Danse Bouquet cinco años atrás. El 6 de diciembre de 2023, las bailarinas y coreógrafas Bárbara Hang y Ana Laura Lozza fueron invitadas por Programas Públicos para reeditar aquella última danza a partir de apenas algunas piezas de archivo. Sin fotografías ni filmaciones disponibles, Hang & Lozza recuperaron la música original del evento (Chopin, Manal, Satie, The Doors, entre otros artistas) y dispusieron una escritura coreográfica sobre la sala donde se exhibe la exposición Danza Actual. Sus movimientos se destacaban junto a las gigantografías de sus antecesoras: Graciela Martínez, Ana Kamien y la propia Marilú Marini.

Plano Detalle