Español English

Marina de Caro: Contra la gravedad

El Moderno presentó la primera retrospectiva de la artista Marina De Caro (Mar del Plata, 1961), una exposición que permitió adentrarse en su obra y transitar una propuesta artística que se desarrolla de manera expansiva y analiza las posibilidades que ofrecen el arte y la imaginación.

A lo largo de los últimos treinta años, Marina De Caro desarrolló una propuesta artística coherente e íntegra, atravesada por preguntas muy precisas: cómo percibe el cuerpo, cómo se desarrolla un comportamiento corporal, cuál es la función del diseño, cómo habita el cuerpo un determinado espacio y cómo habitar amablemente un espacio en sociedad. Estas preguntas dieron lugar a obras que se desarrollaron primero en el ámbito de la moda y luego pasaron a explorar las posibilidades del tejido envolvente, la escultura, la vivencia del espacio y la acción, tanto artística como educativa, en un encadenamiento lógico que va de trajes a obras tejidas usables y esculturas blandas a enormes ambientaciones.

Los distintos proyectos de la artista –como Los trabajos y los días contra horas reloj (2007), Domingo X027 (2001), Tragedia Griega (2005) o Turista en un agujero negro (2011), entre otros–se entrelazaron y dialogaron a través de diversas secuencias de dibujos en los que el color fue otro gran protagonista.

Contra la gravedad, el título de la exposición, señala la posibilidad del arte de doblegar la fuerza que nos mantiene en el suelo, de poner al sujeto a practicar ejercicios para lograr una perspectiva aérea, más libre e irreverente “Trabajo para poder perder la gravedad de la ley que es la que nos impide salir volando”, dice Marina De Caro.

Bio: Marina De Caro (Mar del Plata, 1961) se graduó como Licenciada en Historia del Arte en la Universidad de Buenos Aires en 1992. Asistió a los talleres de los artistas José María Cáceres, Julio Flores y Guillermo Kexel para completar su formación artística. Entre 2000 y 2003 recorrió el país como tutora en las Clínicas para artistas jóvenes gestionadas por la Fundación Antorchas y en paralelo comenzó a dar clases a artistas jóvenes en su taller, tarea que mantiene en la actualidad. Se desempeñó como curadora educativa de la 7a Bienal do Mercosul, Grito e escuta, Porto Alegre (2009).