Homenaje a Lucio Dorr

Con esta exposición, el Museo de Arte Moderno rindió homenaje a Lucio Dorr (Buenos Aires, 1969-2013), un artista querido y trascendente. Con enorme libertad, honrando y transgrediendo, Dorr hizo una valiosa contribución a una de las grandes líneas del arte argentino: la tradición geométrico-constructiva con base en la primera gran vanguardia argentina: el arte concreto de los años cuarenta. Dorr creó obras irregulares que conjugaban sus múltiples intereses y materializaban sus sensaciones.

Mis puntos de partida son la abstracción y los métodos constructivos de la información, producto de un amplio espectro de registros del entorno urbano-arquitectónico. Ellos se apoyan en situaciones eclécticas, heredadas o influidas por estilos europeos presentes de manera caótica en Buenos Aires, mi ciudad de origen.Este complejo desarrollo técnico conceptual en el que intervienen la arquitectura, lo urbano, los métodos de producción ligados a la disciplina proyectual y los conceptos provenientes de diferentes movimientos artísticos, convierten una sensación en objeto“.

Las obras de Dorr articulan superficies. Utilizan el vidrio, no para mirar a través de él, sino para componer narrativas visuales. Son obras expansivas, que podrían pensarse como partituras, proyectando más allá de sí mismas ecos de una vida urbana contemporánea en movimiento. Como gemas, contienen capas de información y de sentidos, que podríamos desdoblar, como quien mira a un diamante, al infinito.