Delcy Morelos: El lugar del alma

El lugar del alma es el ambicioso proyecto que la artista Delcy Morelos (n. 1967, Tierralta, Colombia) ha creado especialmente para el Museo Moderno. Morelos ha desarrollado una larga trayectoria: desde una práctica del dibujo muy cercana al ritual, que se desplegaba en infinitas tramas orgánicas y abstractas de acuarela sobre inmensos planos de papel, hasta la creación de grandes instalaciones que transforman la experiencia del espacio de quienes se internan en ellas, al referir a las más íntimas vivencias, como lo es la de la tierra en tanto fuente de regeneración y de vida, pero asimismo como testigo de dolor y de violencias.

Para El lugar del alma, Morelos se inspiró en la colección de arte concreto del Museo Moderno –cuyas obras pueden verse en la exposición “Vida abstracta”– al llevar una composición abstracta a escala humana, y luego suspenderla. Asimismo, la artista entiende esta obra como una evocación de los rituales de la Argentina andina y un homenaje a la Pachamama. Sumergidos en sus entrañas, en esta sala del subsuelo, podrán disfrutar de una experiencia sensorial compleja, y, en silencio, escuchar, como la artista, el sonido de la tierra.

Curaduría: Victoria Noorthoorn, con la colaboración de Clarisa Appendino
Coordinación de Producción: Iván Rösler
Producción: Javier González King

Retrato Delcy Morelos

El lugar del alma” es el proyecto que la artista Delcy Morelos (Tierralta, Colombia, 1967) creó especialmente para el Museo Moderno. En los últimos años, la obra de Morelos se ha abocado a la creación de grandes instalaciones que transforman la experiencia del espacio. La tierra, utilizada como materia prima, se presenta como la fuente de la regeneración y de la vida, pero asimismo como testigo del dolor y de la violencia. La artista entiende esta obra como un homenaje a la Pachamama y una evocación de los rituales de la Argentina andina, en cuyo conocimiento profundizó al visitar el país. En “El lugar del alma”, Morelos propone una experiencia sensorial compleja, meditativa y silenciosa que contiene al espectador en un ambiente donde todos los sentidos se abren hacia la tierra como materia viva y poderosa.

Delcy Morelos inició su carrera como pintora centrándose en el uso de pigmentos rojizos sobre superficies de papel, pero, con el tiempo, sus pinturas pasaron de los rojos a los tonos terrosos y, luego, a instalaciones inmersivas a gran escala hechas de tierra. Durante las últimas tres décadas, ha desarrollado una práctica dinámica en diferentes medios, como la pintura, la instalación y la escultura, en las que trabajó principalmente con tierra, arcilla, telas, fibras y otros elementos naturales. Ha expuesto de manera individual y colectiva en museos, salones de arte y galerías tanto en Colombia como en otras ciudades del mundo. Este año fue seleccionada por la curadora Cecilia Alemani para exhibir su obra Earthly Paradise en The Milk of Dreams, la exposición principal de la 59a Bienal de Venecia. Durante 2018 presentó “Enie” en la galería NC-arte de Bogotá. También participará en Still Alive / Trienal de Aichi, Japón, que inaugura el próximo 30 de julio, y en DIA Chelsea, Nueva York, en 2023.
Esta gran instalación, creada específicamente para la sala del subsuelo del Museo Moderno, propone un recorrido laberíntico por lo profundo y sagrado de la tierra. Inspirada en los rituales andinos de la Pachamama, fue construida con la misma técnica milenaria de las casas de adobe y perfumada con clavo, canela y café, como ofrenda y alimento para la tierra. Con esta obra sensorial e inmersiva, la artista reflexiona sobre los espíritus del territorio y sobre la figura de la Tierra como ser viviente, testigo de dolor y de violencias. La Tierra, espacio místico y sagrado digno de reverencia y contemplación, entra en la sala de exposiciones para envolver al espectador y presentarle un espacio de silencio, reflexión y encuentro con la naturaleza. En palabras de Morelos, “la Tierra está viva y está hablando”. En un día como hoy, su obra nos invita a escucharla.