Lecturas fantásticas – Jóvenes artistas

por Adriana Fernández

Todos los niños nacen artistas, lo difícil es seguir siendo un artista cuando crecemos.

Pablo Picasso

Agosto es el mes de la infancia. Fecha un poco comercial, sin duda, pero que nos da una nueva excusa para poner a los más chicos en el centro de la escena.
Desde Lecturas fantásticas tuvimos una idea: dar a conocer a artistas e ilustradores muy jóvenes. Niños o adolescentes que dibujan o pintan, se dedican ya con una vocación clarísima a la producción artística.
Esta es la primera de una serie de entrevistas a los distintos protagonistas que nos visitarán en esta sección de la web del Museo de Arte Moderno.

Catalina Linch

Catalina nació hace 15 años en Buenos Aires.
Ahora cursa el colegio secundario en la Escuela Técnica N°6 Fernando Fader, en CABA.

-¿Recordás la primera vez que hiciste un dibujo que te gustó muchísimo, que te dejó satisfecha, que te hizo pensar que tal vez ibas a seguir dibujando siempre?

-¡Sí! Bueno, hubo muchos dibujos que me gustaron. De todos esos, este es el primero que se me vino a la cabeza.
Sé que ahora podría hacerlo mejor, pero me sigue gustando cómo salió.

-Dicho sea de paso, ¿pensás seguir dibujando siempre? ¿Te gustaría?

-Me encantaría seguir dibujando, desde chica me encantó y de más grande aún más. Por suerte se me dio la oportunidad de empezar a trabajar en lo que me gusta y espero seguir haciéndolo, al menos hasta que me canse.

 -¿Estudiaste dibujo? ¿Tuviste o tenés alguna formación sistemática como ilustradora?

-Nunca fui a ningún curso ni nada por el estilo, pero desde chiquita siempre elegía ir a las clases de arte que ofrecía mí primaria en vez de ir a natación.

-¿Hay arte en tu entorno? ¿Creciste mirando cosas que te parecían diferentes a lo cotidiano, como imágenes, pinturas, etc?

-Desde siempre, con mi mamá hacíamos manualidades, pinturas, dibujos, etc. Incluso ahora, de vez en cuando, paramos y compramos algunas cerámicas para pintar. Aparte de eso, mi papá solía prestarme su cámara, y a mí me encantaba sacar fotos.

Siempre me divertía mucho más dibujar y pintar que mirar.

-Vos estás trabajando ya como ilustradora. Contanos qué trabajos hiciste y si te los encargaron. ¿Tuviste en cada caso indicaciones precisas o en algunos tuviste libertad de crear?

-Hice varios trabajos, todos encargados. Algunos tenían que ser más precisos, como en V. Ciencia para una geografía sin mitos, que era un libro de ginecología, así que no podía desviarme tanto de lo que era.

Por otro lado, hice algunos más libres como Relatos mitológicos de amores, donde tenía que leerlo y dibujar alguna escena según mi parecer. También había cosas en el medio, así que pude experimentar un poco de todo.

-¿Cuál es el estilo que más te gusta dibujar? ¿Por qué?

-La verdad es que no tengo ningún estilo muy definido y cada vez que hago algo me sale distinto. Estoy trabajando en tener algo más consistente ¡Pero me gusta! Me da la oportunidad de cambiar cómo se ve la imagen dependiendo de lo que quiero expresar. Me gusta dibujar lo que quiero y siento; el estilo con el que salga no me importa mucho. Aparte de eso, me gusta trabajar con colores pasteles.

-¿Cómo te gustaría seguir trabajando como ilustradora? ¿En qué área te gustaría trabajar, haciendo qué?

-Me gustaría poder trabajar diseñando personajes e ilustrando libros infantiles, es lo que más divertido me pareció de todo lo que hice. Pero siempre estoy dispuesta a probar cosas nuevas.

Catalina Linch nos muestra lo que hace

Dibujos de práctica — Para probar nuevos estilos y colores.
Diseño de personaje — Dibujos rápidos para tener una idea de cómo sería el personaje que estoy haciendo.
Práctica de expresiones, bocetos
Bocetos
Fondos
EXPOSICIONES PRESENTES
Una llamarada pertinaz: la intrépida marcha de la Colección del Moderno
Diana Aisenberg: Mística robótica en la economía de cristal
Cotelito: Vuelvo como un jardín después del invierno
Elian Chali: Plano inesperado