El cine es otra cosa 2022

En diálogo con Un día en la Tierra, programa anual de exposiciones del Museo Moderno, proponemos un viaje que atraviesa variados paisajes, relatos y saberes y, a su vez, llama la atención sobre la urgencia de la protección del medioambiente y la necesidad de acciones colectivas en pos de salvar a la Tierra de su propia destrucción. Es necesario resguardar la memoria de los territorios y de los cuerpos que los habitan, sus imágenes, sus sonidos, las raíces, los ríos, el aire que respiramos.

Curaduría: Gabriela Golder y Andrés Denegri

Julio

¡Qué momento!
En estrecho diálogo con las muestras que se encuentran actualmente en las salas del museo, durante julio “El cine es otra cosa” presenta un recorrido audiovisual del underground local en un período álgido de la historia argentina. A través de trabajos de Narcisa Hirsch y Roberto Barandalla se develan imágenes de un tiempo en que la transgresión se desarrolló en un contexto sumamente represivo: las expresiones de vanguardia que expresaban nuevos valores políticos, afectivos y estéticos se enfrentaron a un clima conservador y de intolerancia estatal. La amistad, el amor y el compromiso político ejercidos en la creación colectiva trazan un universo íntimo que permite la celebración de la vida, la radicalidad estética y el ejercicio libre de la disidencia.

Jueves 28/7, a las 19. Narcisa Hirsch: la amistad como lenguaje
Si Narcisa Hirsch es conocida por ser una pionera del cine experimental argentino, es importante recordar que esa caracterización va más allá de su producción artística. No solo hizo películas (además de performances, happenings, fotografías y trabajos en otros lenguajes artísticos), sino que fue –en el momento de producir las películas incluidas en este programa– y sigue siendo un dinámico agente de aglutinación social y afectiva. Esta actividad tuvo un resultado histórico, ya que Narcisa tuvo un rol central en la construcción de la primera escena del cine experimental local, hecho que se vio reflejado en gran parte de su producción fílmica.

Resulta sumamente enriquecedor poder ver estas películas desde la perspectiva enunciada, porque permite comprender de qué manera la amistad es para Narcisa Hirsch parte sustancial de la materia prima con la que produce su obra. En estas películas hay amor.

PROGRAMA

Marabunta, 1967, 16 mm, 8 min.
Documental sobre el happening del mismo nombre que se llevó a cabo en el teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires, el 3 de octubre de 1967. Ceremonia de antropofagia colectiva alrededor de un esqueleto de cuatro metros completamente cubierto de comida, de cuyo interior palomas y cotorras vivas pintadas con colores fosforescentes salen volando mientras la gente come.

Retrato de una artista como ser humano, 1973, 16 mm, 16 min.
Documental experimental de la artista en el que se muestran varios happenings que realizó a lo largo de los años con Marie Louise Alemann y Walther Mejía. Como en un ritual, los artistas arrojan al río los distintos elementos utilizados en sus acciones artísticas.

Taller, 1971, 16 mm, 10 min. 
Mientras se observa una imagen fija sobre la pared de una habitación, se escucha la voz de la artista que le describe a un hombre lo que no se ve.

Homecoming, 1978, súper 8, blanco y negro y color, 21 min. Reedición en video: 2021.
Una joven pareja encerrada en una habitación se relaciona silenciosamente, mientras ella recuerda su vida desde el nacimiento hasta la llegada del primer amor.  

Biografía:
Narcisa Hirsch (1928, Berlín) Argentina por opción. Es cineasta, con una larga trayectoria en el campo del cine experimental. En las décadas del sesenta y del setenta expandió su actividad artística a través de instalaciones, objetos, performances, graffitis e intervenciones urbanas. En sus obras expone temas centrales como el amor, el nacimiento y la muerte, o interrogantes sobre la condición femenina, recreados a través de un lenguaje de imágenes particularmente íntimo, con una marcada poesía visual y sonora. Hasta el momento ha realizado más de 30 películas en súper 8, 16 mm y video, entre las que figuran largometrajes, cortos, y documentales. Ha publicado los libros de ensayo La pasión según San Juan, el olvido del ser –realizado conjuntamente con el filósofo Luis Jalfen– y Aigokeros.

Viernes 29/7, a las 19. El TIT, el TIC y un tal Beto Sánchez.
El ojo de Roberto Barandalla, vértice del cruce entre el cine y el teatro de vanguardia
Un documental contemporáneo con filmaciones rescatadas, un cortometraje de estudiante de cine y el hallazgo de un rollito de película súper 8 que se creía perdido despliegan un paisaje social predemocrático al que rara vez se puede acceder con tanto detalle e intimidad.

Eran momentos complicados, en los que Roberto Barandalla estuvo presente, cámara en mano, incluso desde la clandestinidad, para poder producir los elementos que componen este testimonio de un universo definido por la energía juvenil, el compromiso político y la cultura underground.

PROGRAMA

Roberto Barandalla, Darío Schvarsztein, Un glorioso fracaso, 2012, 27 min. *
En 1981, un grupo de jóvenes artistas viajó a San Pablo, al Festival Alterarte II, que reunía a grupos alternativos de arte de vanguardia en distintas disciplinas en el campus de la Universidad de São Paulo (USP). En el cierre del festival, miembros del TIT (Taller de Investigaciones Teatrales), de Buenos Aires, y del Grupo Cucaño, de Rosario, montaron una intervención callejera que sería filmada en súper 8 por el TIC (Taller de Investigaciones Cinematográficas), grupo al que pertenecía uno de los directores del documental. La performance, que incluyó a unas 30 personas, consistía en fingir una descompostura masiva en distintos puntos de la feria de Plaza da República, en el centro paulista. “Los argentinos traen la peste”, era la consigna del grupo teatral, que trabajaba sobre un texto de Antonin Artaud. Todo terminó mal (o bien). De resultas del caos producido en la multitud, arribaron al lugar ambulancias, pero también la policía. Desenmascarada la farsa teatral, muchos integrantes fueron detenidos y ocho de ellos, deportados. 

* Producida para ser exhibida en la exposición Perder la forma humana, en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Madrid.

Roberto Barandalla, Rollito aparecido, 1981, súper 8, 2 min. 45 s. Proyectado en soporte original.
Unos años después de realizada la película Un glorioso fracaso, en la casa de la madre de uno de los integrantes del grupo de cine apareció un rollito perdido de película súper 8. No se relacionaba con aquel viaje a Brasil sino con una actividad casi paralela, llevada a cabo en Buenos Aires, en marzo de 1981. En esa oportunidad, el TIT iba a realizar Lágrimas fúnebres, pompas de sangre, un montaje teatral basado en la novela Pompas fúnebres, de Jean Genet, en el recién inaugurado teatro Picadero. Como “promoción” de la obra, integrantes del TIT pegaron en todo el centro porteño cientos de carteles que decían “Aquí cayó un joven”. Minutos antes de la función, el dueño del teatro decidió suspenderla porque había recibido una amenaza de bomba. La obra jamás se representó. Rollito aparecido muestra el momento en que el director del TIT, Rubén Gallego Santillán, subido a un auto en el pasaje donde está ubicado el teatro, habla a unas 200 personas que esperaban para entrar a la sala. Unos meses después, en agosto, cuando se iniciaba el ciclo antidictatorial “Teatro Abierto”, esa misma sala fue totalmente destruida en un atentado.

Roberto Barandalla, El amor vence, 1980, súper 8, 12 min. 30 s.
En palabras de Roberto Barandalla: “Las únicas pintadas callejeras que se veían por Barrio Norte en 1979, cuando llegué a la ciudad a estudiar cine, eran unas que decían ‘El amor vence’, con pajaritos y corazones en aerosol. Las demás estaban borradas. La película aborda lo que hoy llamaríamos una “no-deconstrucción”, una mujer “empoderada”, la fantasía de un “femicidio” –palabras que por entonces no existían– para contar una crisis de pareja en la que el amor nunca podía vencer”.

Biografía:
Roberto Barandalla (1958, Rosario) De formación autodidacta, durante la dictadura militar, mientras estudiaba cine, fundó el Taller de Investigaciones Cinematográficas (TIC) dentro de un colectivo artístico de vanguardia (trotskista). Trabajó como periodista en Cerdos & peces y en revistas de rock. A finales de los ochenta integró el grupo X Video, donde trabajó en sus primeros documentales, videoarte y videoclips que circulaban por el Instituto de Cooperación Iberoamericana (ICI, Buenos Aires) a principios de los noventa. Fue productor televisivo en Edición Plus e investigador para la serie El otro lado, de Fabián Polosecki. Realizó más de una decena de programas periodísticos para la empresa Endemol y el guion de más de diez largometrajes documentales. Actualmente es guionista de documental y televisión y profesor en la Universidad del Cine (UCINE, Buenos Aires).